Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 febrero 2008

Jamás hagáis esto en casa…

Read Full Post »

Exactamente dos.

La primera es que malevolia, la vecina martier, ha dado el salto a la televisión… digital! Y es que acaba de estrenarse como actriz en la primera serie de ficción publicada en un medio digital: Amor sobrenatural (mas info aquí).

Además de interpretar a la recepcionista, deslumbra una vez más haciendo la voz en off que nos guía en el cómico e inquietante mundo de Antonio Chocho.

La segunda cosa que también me ha sorprendido gratamente es el rumbo que está tomando la serie Lost. La duración reducida de las nuevas temporadas ha producido un mayor dinamismo a los primeros capítulos (ya no habrá que sufrir hasta el capítulo 12-13 para que pasen cosas…)

Y en el capítulo de hoy he podido ver con gran asombro…. ¡¡¡¡¡UN EJEMPLAR DE VALIS!!!! No diré en que contexto sale, pero que un libro del genial y magnífico Philip K. Dick (del que ahora me estoy leyendo “El hombre en el castillo”) autor también de Ubik, aparezca en una serie como Lost me parece algo genial que hace que maree un poco pensando las posibles implicaciones de su aparición.

Valis no es un libro precisamente fácil de digerir. Ya hablaré más ampliamente de él en un futuro y obligado post, pero básicamente surgió ante lo que Dick creyó como un revelación divina que según él le confirió poderes (poder salvar la vida de su hijo obligando a lo médicos a hacerle unas radiografía para comprobar que estaba enfermo) y que le trastornó tan gravemente como para plasmar sus experiencias en una exégesis de más de ocho mil páginas y un millón de palabras.

Aquí la captura:

Temas relacionados:

¡Me he enamorado! (Primera aparición de malevolia en Yo soy Ubik)

Lista de series a las que estoy enganchado

Mi vecina dice (Blog de malevolia)

Read Full Post »

vía XatakaFoto

A parte de una increíble sensación de paz y tranquilidad este vídeo me recuerda a una de las escenas más bonitas de American Beauty.

Versión original en inglés

“A veces hay tantísima belleza en el mundo, que siento que no lo aguanto y que mi corazón se está derrumbando”.

Temas relacionados: 

Su destino las estrellas

¡Me he enamorado!

La postal de Crixu

Ana y Manuel

Read Full Post »

El niño gris vivía en una pequeña casita a las afueras de la ciudad. Tenía un pequeño jardín dónde cultivaba coliflores y berenjenas. Solía pasar la mayor parte del tiempo sentado en su mecedora, pensando si volvería a pintar de gris la valla que circundaba su casita. “Quizás no esté todavía lo suficientemente gris”, rumiaba.

El niño gris vivía sólo. Tiempo atrás a nadie se le hubiese pasado por la cabeza que el niño gris fuese un solitario: “Nunca lo ha sido y nunca lo será”, decían los ancianos al pasar. En cualquier momento tenía con quien hablar sobre la hierba, el color del cielo, o incluso sobre su nuevo paragüas amarillo. El niño gris era amable con todos, sonreía sin cesar y creía en la bondad del mundo, en la belleza de la naturaleza y en la esperanza del futuro.

Pero inesperadamente el niño gris perdió su color. Un buen día, por extraordinario que parezca, nadié habló con el niño gris. Pudo ser una coincidencia o una mala jugarreta del destino, pero fue entonces, cuando por primera vez en su vida necesitó desesperadamente hablar con alguien. Y no había nadie.

El niño gris se sintió extraño. Todo era nuevo para él. En la soledad silenciosa en la que se había sumergido comenzó a comprenderlo todo. Nadie había hablado nunca con él. Sólo se hablaban a ellos mismos. El niño gris comenzó a perder el color. No sólo el suyo propio sino el de todo lo que le rodeaba. Ahora lo veía todo sin maquillajes ni artificios circenses. Siempre había estado sólo.

Nunca nadie le había ayudado sin obtener nada a cambio. Todo lo que en su vida había hecho por los demás había sido producto de su generosidad, pero nadie nunca le había dado las gracias.
Todo el mundo notó el cambio del niño gris. “Que mal aspecto tienes” ,”pero que mala cara”, “¿has dormido mal?”, le repetían sin cesar… Alguien pudo haber salvado al niño gris. Haberle hablado sinceramente, mirándole a los ojos, sin fijarse en su color, con el corazón abierto. Sólo necesitaba comprensión, confianza, alguien que, y ahora de verdad le escuchase.

Pero nadie apareció.

El niño gris nada dijo a nadie. Todo comenzó a irle mal. Sun sonrisa se fue convirtiendo en lamento. Sus ojos se hincharon ante las lágrimas. Ya no sólo él lo veía todo gris sino que comenzó a odiar los colores. Quiso convertir todo y a todos en grises. Y por segunda vez nadie quiso ayudarlo.

Le dieron la espalda y le condenaron. Nadie volvió nunca más a mirarle a los ojos. Nadie quiso molestarse en extenderle la mano y decirle “no te preocupes, yo te ayudaré, entre los dos lo conseguiremos”.

El niño gris huyó de la ciudad y de sus engaños, a un lugar donde todo fuese gris y pudiese ver la realidad verdadera, sin colores que le distrajesen, que le susurrasen al oído vanas mentiras y le prometiesen falsas esperanzas.

Como cada mañana, desde hacía ya tanto tiempo, el niño gris se levantó de su mecedora, cogió un cubo y una brocha y empezó a pintar su valla.

Temas relacionados:

Anécdotas, historias y relatos

Read Full Post »

…y sólo me acuerdo de esto. ¿El único buen recuerdo?

 
¡Gracias a Pablink por sus dotes artísticos! 

Read Full Post »

Me encanta esta fotografía, tanto que la tengo colgada en mi cuarto, ;-).

Portada de Green Mind, cuarto disco de estudio de Dinosaur Jr (uno de los conciertos que más disfruté en el FIB 2007) publicado en 1991.
La fotografía fue tomada por Joseph Szabo famoso por retratar en diversos albumes la juventud americana de los años 70. Ésta en concreto pertenece a Almost Grown del que he podido encontrar un enlace con varios de los adolescentes que inmortalizó.

Buscando información sobre esta foto he descubierto que al parecer hay una campaña en flickr (el popular servicio de alojamiento de fotos) en contra de censurar fotografías con menores fumando…

¿Qué opináis vosotros del tema? ¿Es lícito mostrar estas imágenes?

Temas relacionados:

Poema del libro Almost Grown sobre Priscilla

Fotografías de Teenage

Censura en flickr

Read Full Post »

Bertrand

No puedo evitar acercarme a tí durante la fiesta. He bebido demasiado tequila y quizás también he fumado demasiada yerba pero eso no quiere decir que no te quiera. Sin embargo, después de habertelo dicho he caminado hasta “el fin del mundo” y he vomitado.
Ayer Beba, mi novia, y yo cortamos. Tú, tú eras una de las razones (aunque Beba no sabe que te deseo) pero no la única.
Hace mucho tiempo que me siento atraido por tí. No estoy loco, me interesas, he tomado algunas fotos tuyas que te he sacado cuando mirabas a otra parte. No puedo creer que no me hayas visto. Si hubieses venido conmigo ayer por la noche te habría hecho feliz. Yo habría sido capaz de hacerte muy feliz. Y podría haberte hecho más feliz que ese tipo con el que te marchaste. Poniendo las cosas en lo peor siempre podré volver a París y vivir con mi padre. De todas formas América es un coñazo. Tu y yo haciendo el amor en la villa de mi padre en Cannes. Y dejar mi trabajo como redactor en el Camden Courrier. ¿Has visto quizás mis artículos? “Cómo prevenirse contra el herpes” y “los efectos positivos del éxtasis”. No me obsesionas. Podría tener todas las chicas que veo por aquí (y he estado a punto, muy cerca) pero tus piernas son perfectas, más bellas que las de las otras chicas y tu pelo es más rubio y suave, más seductor que el de todas las otras melenas
[…hay un juego de palabras aquí pero más o menos es lo que quiere decir…] y tu cuerpo también es perfecto. No se si te has operado la nariz pero es magnífica. Voy a intentarlo una vez más. Pero no te marches. Recuerda que puedo hacerte muy feliz. Sé follar muy bien y tengo la american express platino. Supongo que tú tambien la tienes. Tus piernas son expléndidas, más bellas que las de las otras chicas. ¿ De qué color son tus ojos? Las fotos que he tomado de tí son todas en blanco y negro. Me gustaría asistir a las mismas clases que tú pero yo hago fotografía y tú…¿qué? ¿Bellas artes? Eres sexy. Si encuentro un tipo que esté tan enamorado de tí como yo, y al que tú ames, entonces me marcharé. Volveré a mi hogar. Sin duda alguna así lo haré.

_____________________________________________

Traducción de un pasaje de Las leyes de la atracción, de Bret Easton Ellis, escrito en perfecto francés por Bertrand, estudiante de intercambio que estudia en Camdem, y traducido por ohdiosa, que tuvo la amabilidad y la gentileza de enviármela por correo, justo cuando se estaba leyendo ese pasaje, y de la que espero ansioso que se lo termine, 😉

¡Muchas gracias!

Temas relacionados:

Las leyes de la atracción, de Bret Easton Ellis

Bret Easton Ellis en Yo soy Ubik…

Read Full Post »

¡Porque yo lo valgo!

Incluso ella tiene que cuidarse…
…aunque vistos los resultados…
… parece que le sirve de poco.

___________________________________________________

Todavía estoy en shock por la existencia de un sitio como este…
Mejor que dediquen su tiempo a corregir exámenes en vez de ir a centros de belleza y de escribir pensamientos en voz alta.

Read Full Post »

Dia seis de la semana Ellis (los otros dos días estuve dormido)

Un perfecto manual de exorcismo. La mejor forma de luchar contra los demonios y expulsarlos del cuerpo. Lástima que solo funciona con él. ¡Cuan egoíste eres Bret!

Metaliteratura en estado puro. El autor convertido en narrador y protagonista (múltiple debería decir). Con su prosa inteligente, Ellis ha sabido reirse de si mismo, congujando todos los tópicos que se le achacan (no sin falta de razón) y exagerándolos hasta oferecer una bella crítica satírica de si mismo con muchas dosis de humor. Tremendo el hecho de que él, en la novela, esté escribiendo un libro (trasunto de su perfecto American Psycho) llamado Conejito Adolescente (cuyos capítulos son: “La reina de la silicona”, “el retrete portátil”, “la cliterati”, “¿soy demasiado grande parati?”… y así sigue) sobre un playboy cuyos logros sexuales con las mujeres le reportan algo más que placer: rasguños en las rodillas por la alfombra, uñas que se clavan en la espalda hasta hacerla sangrar, calambres musculares intensos, testículos herniados, granitos testiculares, capilares rotos, moratones provocados por la succión excesiva, una fractura del pene…)

Pero este es su libro menos tópico. Leyéndolo me ha recordado a la mejor literatura de Stephen King (la única que he leído por cierto). Esos relatos que te enganchan y te sumergen en la historia, temiendo incluso que algo emerja de entre sus páginas y te devore la cara.

Ellis ha querido enmascarar en un relato de terror toda una infancia y adolescencia alienada. Porque en la novela Ellis representa a su padre, pero un padre que, aunque no ha aprendido de los errores que su progenitor cometió con él, es consciente de que no le está ofreciendo a su hijo las oportunidades que a él se le negaron, y de esa consciencia nace la frustración, el no poder conectar con su hijo, que también es él mismo, que huye del hogar, que se distancia de su padre.

También es una buena prueba de que Ellis puede hacer cosas distintas. Exorcizándose de sus anteriores libros (muy bien homenajeados) e imitando subrepticiamente algunos de los “molinos de oraciones” que la gente espera de él, nos hace una caricatura de ese escritor rebelde y misógino, que escribe gélidas frases sobre gente drogándose, alienados entorno a los propios lujos en los que están intrínsecamente acomodados.

Crítica una vez más a la sociedad. Con sus rituales políticamente correctos, mascaradas de la falsedad mas visceral que se complace con la copa de martini en la mano, mientras la realidad pase ante sus ojos y prefiere seguir la guía de “la aplicación rápida de la técnica de programación mental para que sus hijos sean unos perfectos zombies programados para cumplir todo lo que le digamos”.

Y el último capítulo. Bellísimamente escrito. Comenzando con una tristeza levemente perceptible entorno a la frustración de lo evidente. Que ya no estará, que quería a su padre, que las cosas podían haber cambiado, que a pesar de todo él lo siente, que aunque ha terminado no lo olvidará.

Yo también esperaría, con los brazos abiertos, en silencio, justo ahí, donde comienzan los sueños.

Al final de Lunar Park.

Temas relacionados:

Menos que cero, de Bret Easton Ellis

Las leyes de la atracción, de Bret Easton Ellis

American Psycho, de Bret Easton Ellis
_________________________________________

Actualizado: Se me ha olvidado decir que están en preparación varias películas sobre la obra de Ellis. Las adaptaciones de “Los confidentes” y “Lunar Park” y un guión original del propio Ellis, “El rey rana.

Read Full Post »