Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Personal’ Category

En mi caso todo sucedió a unos cuatro años.

Ya conocía el fenómeno de los blogs pero no le había prestado la suficiente atención y no despertaba en mi ningún interés. Pero aquel verano me compré un libro: Criptonomicón, de Neal Stephenson. En realidad me compré la segunda parte antes que la primera, pero eso es otra historia.

El caso es que buscando información en internet, caí en la página de Héctor García (a.k.a Kirai) dónde comentaba el primer tomo de Criptonomicón. Por aquella época Héctor estaba a punto de ir a Suiza donde trabajó todo el verano como becario del CERN. El blog me encantó desde el principio, no sólo por que Héctor que había (o estaba a punto) terminado la carrera de ingeniería informática fuese un futuro colega, yo aún no había empezado la universidad, sino por que las cosas que contaba me interesaban mucho: ciencia, libros, informática, cultura friki. Todo era genial. Poco a poco fui conociendo nuevos blogs: Microsiervos, Ion-Litio, P.J. Romero, uhmmm (ya cerrado), el blog de Gina… Y así hasta el infinito. Luego entraron en acción los blogs de las compañías Weblogs S.L. e Hipertextual que engloban a algunos de los blogs más visitados en castellano.

Después de todo eso y hace aproximadamente un año decidí abrir mi propio blog. No fue aquí sino en el abandonado y lamentable blog de Blogger. Ya llevaba tiempo rumiando la idea y ante un caso de cabreo monumental decidí que era hora de dejar constancia en internet de lo que pensaba, a fin de cuentas lo que me da la gana. Y más o menos eso he venido haciendo desde entonces. Dentro de poco hará un año que escribo en WordPress (con el que no he conseguido que el blog sea menos lamentable). Igual lo celebro. Igual no hago nada. Puede que si, puede que no.

¡Cuánta incertidumbre!

Nomino a: … (Sois demasiados y me da pereza enlazaros a todos) Todo el mundo que haya leído estas palabras, sólo alguna palabra, el título o se haya dado cuenta de que hay un nuevo post y haya cerrado corriendo la ventana de su navegador.

Anuncios

Read Full Post »

El niño gris vivía en una pequeña casita a las afueras de la ciudad. Tenía un pequeño jardín dónde cultivaba coliflores y berenjenas. Solía pasar la mayor parte del tiempo sentado en su mecedora, pensando si volvería a pintar de gris la valla que circundaba su casita. “Quizás no esté todavía lo suficientemente gris”, rumiaba.

El niño gris vivía sólo. Tiempo atrás a nadie se le hubiese pasado por la cabeza que el niño gris fuese un solitario: “Nunca lo ha sido y nunca lo será”, decían los ancianos al pasar. En cualquier momento tenía con quien hablar sobre la hierba, el color del cielo, o incluso sobre su nuevo paragüas amarillo. El niño gris era amable con todos, sonreía sin cesar y creía en la bondad del mundo, en la belleza de la naturaleza y en la esperanza del futuro.

Pero inesperadamente el niño gris perdió su color. Un buen día, por extraordinario que parezca, nadié habló con el niño gris. Pudo ser una coincidencia o una mala jugarreta del destino, pero fue entonces, cuando por primera vez en su vida necesitó desesperadamente hablar con alguien. Y no había nadie.

El niño gris se sintió extraño. Todo era nuevo para él. En la soledad silenciosa en la que se había sumergido comenzó a comprenderlo todo. Nadie había hablado nunca con él. Sólo se hablaban a ellos mismos. El niño gris comenzó a perder el color. No sólo el suyo propio sino el de todo lo que le rodeaba. Ahora lo veía todo sin maquillajes ni artificios circenses. Siempre había estado sólo.

Nunca nadie le había ayudado sin obtener nada a cambio. Todo lo que en su vida había hecho por los demás había sido producto de su generosidad, pero nadie nunca le había dado las gracias.
Todo el mundo notó el cambio del niño gris. “Que mal aspecto tienes” ,”pero que mala cara”, “¿has dormido mal?”, le repetían sin cesar… Alguien pudo haber salvado al niño gris. Haberle hablado sinceramente, mirándole a los ojos, sin fijarse en su color, con el corazón abierto. Sólo necesitaba comprensión, confianza, alguien que, y ahora de verdad le escuchase.

Pero nadie apareció.

El niño gris nada dijo a nadie. Todo comenzó a irle mal. Sun sonrisa se fue convirtiendo en lamento. Sus ojos se hincharon ante las lágrimas. Ya no sólo él lo veía todo gris sino que comenzó a odiar los colores. Quiso convertir todo y a todos en grises. Y por segunda vez nadie quiso ayudarlo.

Le dieron la espalda y le condenaron. Nadie volvió nunca más a mirarle a los ojos. Nadie quiso molestarse en extenderle la mano y decirle “no te preocupes, yo te ayudaré, entre los dos lo conseguiremos”.

El niño gris huyó de la ciudad y de sus engaños, a un lugar donde todo fuese gris y pudiese ver la realidad verdadera, sin colores que le distrajesen, que le susurrasen al oído vanas mentiras y le prometiesen falsas esperanzas.

Como cada mañana, desde hacía ya tanto tiempo, el niño gris se levantó de su mecedora, cogió un cubo y una brocha y empezó a pintar su valla.

Temas relacionados:

Anécdotas, historias y relatos

Read Full Post »

…y sólo me acuerdo de esto. ¿El único buen recuerdo?

 
¡Gracias a Pablink por sus dotes artísticos! 

Read Full Post »

Bertrand

No puedo evitar acercarme a tí durante la fiesta. He bebido demasiado tequila y quizás también he fumado demasiada yerba pero eso no quiere decir que no te quiera. Sin embargo, después de habertelo dicho he caminado hasta “el fin del mundo” y he vomitado.
Ayer Beba, mi novia, y yo cortamos. Tú, tú eras una de las razones (aunque Beba no sabe que te deseo) pero no la única.
Hace mucho tiempo que me siento atraido por tí. No estoy loco, me interesas, he tomado algunas fotos tuyas que te he sacado cuando mirabas a otra parte. No puedo creer que no me hayas visto. Si hubieses venido conmigo ayer por la noche te habría hecho feliz. Yo habría sido capaz de hacerte muy feliz. Y podría haberte hecho más feliz que ese tipo con el que te marchaste. Poniendo las cosas en lo peor siempre podré volver a París y vivir con mi padre. De todas formas América es un coñazo. Tu y yo haciendo el amor en la villa de mi padre en Cannes. Y dejar mi trabajo como redactor en el Camden Courrier. ¿Has visto quizás mis artículos? “Cómo prevenirse contra el herpes” y “los efectos positivos del éxtasis”. No me obsesionas. Podría tener todas las chicas que veo por aquí (y he estado a punto, muy cerca) pero tus piernas son perfectas, más bellas que las de las otras chicas y tu pelo es más rubio y suave, más seductor que el de todas las otras melenas
[…hay un juego de palabras aquí pero más o menos es lo que quiere decir…] y tu cuerpo también es perfecto. No se si te has operado la nariz pero es magnífica. Voy a intentarlo una vez más. Pero no te marches. Recuerda que puedo hacerte muy feliz. Sé follar muy bien y tengo la american express platino. Supongo que tú tambien la tienes. Tus piernas son expléndidas, más bellas que las de las otras chicas. ¿ De qué color son tus ojos? Las fotos que he tomado de tí son todas en blanco y negro. Me gustaría asistir a las mismas clases que tú pero yo hago fotografía y tú…¿qué? ¿Bellas artes? Eres sexy. Si encuentro un tipo que esté tan enamorado de tí como yo, y al que tú ames, entonces me marcharé. Volveré a mi hogar. Sin duda alguna así lo haré.

_____________________________________________

Traducción de un pasaje de Las leyes de la atracción, de Bret Easton Ellis, escrito en perfecto francés por Bertrand, estudiante de intercambio que estudia en Camdem, y traducido por ohdiosa, que tuvo la amabilidad y la gentileza de enviármela por correo, justo cuando se estaba leyendo ese pasaje, y de la que espero ansioso que se lo termine, 😉

¡Muchas gracias!

Temas relacionados:

Las leyes de la atracción, de Bret Easton Ellis

Bret Easton Ellis en Yo soy Ubik…

Read Full Post »

Feliz Navidad

Read Full Post »

“¿Había sido yo así? ¿Tan alegre, tan contento, tan agradecido, lleno de compañerismo, tan cariñoso con mi madre, sin miedo, inconcebiblemente feliz? ¿Lo había sido? ¿Y cómo había podido convertirme en un ser tan distinto, tan malo, tan lleno de miedo, tan destruido?”

Hermann Hesse – Alma de niño

(Disculparme con Sontse por plagiarle el post 😉 )

Temas relacionados:

Alma de niño

Read Full Post »

El mejor viaje de mi vida.

Amsterdam

Vaya par de pelos… 😉

Atención a los lagartos

En Amsterdam vimos muchos coffee shop’s junto a cientos de lupanares (algunos de los cuales hacían descuento a grupos grandes), miles de prostitutas de mas de 50 años, tiendas de películas pornográficas de cinco pisos, barcos llenos de bicicletas, semáforos para sordos (¿?), la casa de Ana Frank, una fuente con forma de falo (si a alguien le interesa le escaneo la foto 😉 ).

Londres

En la puerta del Planet Hollywood

Al fondo, el ojo de Londrés.

En Londrés no llovío nada (por raro que parezca). En el baño del Planet Hollywood un camarero se ofreció a secarme las manos mientras me sugería que probase algunos de los cientos de perfumes gratuitos que había (todos de marca). A las once de la noche fuimos perseguidos por unos extraños tipos que gritaban mi nombre mientras yo huía con un palestino al cuello, un gorro con la bandera de Londrés en la cabeza, y una bandera de España atada a la cintura (creo que ninguna de esas cosas era mía). Me perdí en el National Gallery y acabé rodeado por un montón de japonesas sacadas de la película Battle Royale. Todos las dependientes de las tiendas a las que entrábamos eran españolas. Me compré un gorro en la tienda Nike. Estuvimos una tarde entera en una tienda de juguetes de cinco pisos. Lo que más nos gustó fue un stand de muñecos que se movían y reían al sonido de nuestras palmas.

París

Famosos cómediantes

Haciendo el capullo

En París lo único que hice fue no ver cosas. No vi e Moulin Rouge, no vi el Deux Molins, no vi ninguna tienda de comics, no me compré ningún comic, no entré al Louvre, casi nos echan del hotel por no querer pagar una abusiva fianza extra…

Lo único de lo que estoy orgulloso es de haber tirado un avión de papel desde la Torre Eiffel.

Un sueño más de infancia cumplido.

P.S: Fue el mejor viaje de mi vida pero espero hacer otros mejores: a California, al arrecife de coral de Australia, a los fiordos de Noruega, al Klimanjaro, a las lineas de Nazca, a Katmandú, a Japón, a Nueva York, a Alaska, a Canadá, a la cueva de los Tayos, a Tiahuanaco, a la Ciudad Prohibida, a Petra… a la estación espacial internacional (soñar es gratis…) y a todos los sitios donde nunca he estado.

Temas relacionados:

Recuerdos de mi vida: Festival de Benicàssim Heineken 2007.

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »